Logo Superefectivo

Origen e historia del oro

Image
26/04/2021
10:31

El origen del oro es uno de los grandes enigmas que la humanidad no ha logrado aún descifrar. Diversas teorías han tratado de dar respuesta a una pregunta que se remonta a tiempos inmemoriales. En este post vamos a tratar de descifrar el origen e historia del oro, un material que ha fascinado al ser humano desde la Antigüedad.

Origen del oro


La hipótesis más extendida y aceptada hasta el momento sostiene que los metales pesados como el oro, la plata o el platino se crearon a raíz de explosiones de estrellas de neutrones en el corazón de galaxias enanas, pasando después a formar parte de otras estrellas y asteroides que acabaron impactando en nuestro planeta.
Así que, según esta teoría, el origen del oro que tenemos en La Tierra proviene de meteoritos que impactaron contra su superficie hace aproximadamente 4.500 billones de años.


Historia del oro


Como hemos comentado más arriba, el ser humano se ha sentido fascinado por el oro desde su origen. Se cree que el hombre comenzó a extraer oro hace unos 6.000 años en el norte de África y el Mediterráneo oriental. Ya en la Edad de Bronce, los artesanos comenzaron a fabricar objetos de oro y las distintas civilizaciones posteriores le confirieron un gran valor.


Los principales yacimientos de oro en la Antigüedad se encontraban al sur del Cáucaso, en Hungría, Egipto y España (en la zona del Guadalquivir, el Darro y la Sierra Morena). El Imperio Egipcio alcanzó una época de gran esplendor económico gracias al oro que extraía de los ríos y los yacimientos de Sudán y Etiopía.


Además del valor económico, los antiguos egipcios otorgaron un valor divino al oro ya que mantenían la creencia de que la piel de los dioses era de oro y por ello los faraones, al ser considerados deidades, eran enterrados junto con grandes tesoros.


Otras grandes civilizaciones antiguas como las ciudades-estado griegas o el Imperio Romano basaron gran parte de su poder en la búsqueda y posesión del oro. Aunque ni los griegos ni los romanos acuñarían la primera moneda de oro. Tal hito llegó de la mano del rey Croesus de Lidia, en la actual Turquía, en el siglo VII a. C.


Ya en la Edad Moderna y tras el descubrimiento de América, se encontraron los yacimientos de México, Perú y Brasil pasando la producción mundial de ocho toneladas anuales en el siglo XVI a 24 en el XVIII.


A mediados del siglo XIX, con el descubrimiento de las minas de California, la producción mundial alcanzó las 200 toneladas y, a finales del mismo siglo, gracias a las minas de África del Sur y los yacimientos de Australia y Alaska, la producción alcanzó las 400 toneladas anuales.


Los yacimientos más ricos en la actualidad se encuentran en Sudáfrica -en la cuenca de Witwatersrand donde se extrae aproximadamente la mitad del oro mundial-, Rusia, Canadá, Estados Unidos, Australia y México. En 2019, la producción anual alcanzó las 3.300 toneladas.


Hoy en día, el estudio sobre el origen y la historia del oro continúa estando de actualidad gracias a la aparición de nuevos hallazgos y teorías. ¿Encontraremos algún día la respuesta definitiva?